Editorial: ¡Que nada te detenga!

Por el Apóstol Dr. Ricardo Reyes

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

¿De qué nos sirve tener todas las publicaciones bíblicas, de qué vale orar horas y horas, y cuál es el resultado de pedir y pedir y no tener Fe?.

Si no hay certeza en ti, si no hay condición en tu vida, nunca lograrás el éxito, nunca engendrarás un hijo, tampoco sembrarás un árbol, tampoco escribirás un libro.

Si tienes a Jesús en tu corazón en tu vida abrazando tu alma, todo lo que emprendas y hagas en su nombre sea hecho.

Jesús recibió todo el poder, toda posición, toda autoridad y todo poder de la omnipresencia, a causa de la demostración de Fe que dio como hombre y como hijo de Dios.

Desarrollándose en Santidad

Por el Pastor Creflo Dollar

Para nosotros vivir una vida sagrada, tenemos que alinear nuestra manera de pensar con la Palabra de Dios para que Su poder y favor pueda fluir en nuestras vidas. Para el cristiano, santidad debe ser el estilo de vida. Aunque enfrentamos dificultades, desafíos y persecuciones, debemos permanecer enfocados en la Palabra de Dios. (2 Timoteo 3: 10 – 17, NVI).

Renovando la mente con la Palabra de Dios es la clave para desarrollarse en el. Es siendo de una mente con Dios. Es importante que dediquemos nuestro tiempo estudiando y edificándonos en la Palabra de Dios para poder vencer todo obstáculo y asechanzas del enemigo, al obtener conocimiento para así experimentar el fluir y las ricas provisiones de Sus promesas.

Mi cónyuge es controlador

Por Felicia Zamora

¡Es muy peligroso cuando en un matrimonio hay un cónyuge controlador!

El control habla de una personalidad egoísta que quiere hacer las cosas a su manera. Una actitud controladora exige demasiado de su cónyuge y eso conduce inevitablemente a un conflicto que puede dañar seriamente la relación. Dependiendo del temperamento de los cónyuges, el afectado por la actitud controladora puede reaccionar quejándose constantemente o puede reaccionar quedándose callado y aceptando la situación, pero se va alejando emocionalmente y muy probablemente un día va a reaccionar radicalmente ya cansado de la situación.

La dulce miel de la sabiduría

Por Alberto H. Mottesi

La miel es uno de los alimentos más completos que se consumen en todo el mundo y desde épocas muy antiguas en toda la humanidad. Es el ejemplo más claro de lo que es dulce y no podemos dejar de lado esa imagen, aunque la miel también podría hablarnos de su color dorado o del trabajo tan notable de las abejas al prepararla. Por eso, siempre que haya una comparación en la que se requiere la idea de lo dulce, suele aparecer la miel como un ejemplo.

Pongamos un caso que tomamos de la Palabra de Dios. Nos dice en ella el Rey Salomón en uno de sus Proverbios: “Come, hijo mío, la dulce miel del panal; prueba lo deliciosa que está. Así de dulce te parecerán la sabiduría y el conocimiento; si los encuentras, tendrías un buen fin y tu esperanza jamás será destruida”.

La belleza del quebrantamiento


Por Joyce Meyer

Se cuenta una historia de un niño que era muy pobre y necesitaba zapatos. Él estaba parado frente a una tienda de zapatos, descalzo y temblando de frío. Una dama se le acercó y le preguntó por qué estaba parado allí, mirando por la ventana. Él le contestó: “Le estoy pidiendo a Dios que me dé un par de zapatos.” La dama llevó al niño adentro de la tienda, le lavó sus pies descalzos y sucios y le puso unos zapatos nuevos. El niño estaba tan conmovido por su compasión que le preguntó: “Disculpe, ¿es usted la esposa de Dios? Él asumió que si ella le estaba mostrando esta clase de amor, ella debía ser familia de Dios.

Adorando a Dios con el corazón

Por Giovanny Belgrave

Algo que “me ha chocado”, y hasta hoy me choca, es la falsedad que desafortunadamente se ve en muchas iglesias y congregaciones, específicamente durante las sesiones de alabanza y adoración. Algunos dirán, “pero hermano, no hable de esa forma.

Usted no sabe si la persona está adorando con sinceridad o no. Tiene razón, yo no lo sé, pero Dios sí. Y muchas veces él, en su sabiduría y complacencia, se lo revela a sus siervos.

No obstante, mi punto es el siguiente: Si en realidad esperamos recibir algo de Dios, llámese bendición, liberación, sanidad, etc., tendremos que acercarnos a él con un corazón sincero en adoración. En el libro de Marcos 7:6,7 Jesús, hace referencia a las palabras dichas por el profeta Isaías al hablarles tajantemente a los fariseos y escribas: “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mi, pues en vano me honran”.

¿Quién decís que soy yo?

Por Dr. Eprhaim Rivera

Mateo 16:15
El impacto y efecto de tu experiencia personal con Cristo se manifiesta en lo que decimos de El. Tiene que ver con nuestro criterio y convicción sobre Su persona. ¿Hasta que punto nos fundamentamos en las opiniones o conclusiones de otros?Cuando hablamos de El, ¿hablamos de lo que conocemos por experiencia personal repetimos conceptos que oímos de otros?
Realmente,¿quién decimos que es El?

La pregunta la plantea Jesús de Nazaret a sus seguidores y discípulos. Porque de El se oían y aun hoy se oyen muchas cosas, variadas opiniones y conceptos. Su palabra y sus obras milagrosas maravillaron a algunos y alborotaron a otros. Entonces, para algunos era otro profeta mas, para otros era un impostor, y no faltaban los que lo confundían con Elías, Jeremías y hasta con Juan el Bautista. Los religiosos lo cuestionaron y acosaron para deshacerse de el.

La influencia de una mala compañía

Por Luis Palau

Sr. Palau: Soy víctima de las malas compañías. Me hice amiga de una muchacha sin principios morales, y ella gradualmente me convenció para que fuera a un lugar donde un joven me deshonró. Ahora siento remordimientos, y me avergüenzo por lo que he hecho. Peor aún, creo que este joven está contando lo que ocurrió entre nosotros. No tengo paz. Quisiera dejar de existir. Si tiene un consejo para mí, lo apreciaré.

Qué tristeza pensar que hay tantas muchachas que están en la misma situación. Voy a darle varios consejos prácticos que le pueden ayudar.

Primero, si es verdad que este muchacho aparte de haberse aprovechado de usted, se comporta tan vilmente al punto de estar contando a otros lo que ha hecho, usted necesita el respaldo y apoyo moral de otra persona de confianza.

La mente es un campo de batalla

Por Por Obispo Kittim Silva Bermúdez

Escuché a Ron Hagley, un cuadripléjico del cuello, brazos y piernas decir: “Yo estoy cuadripléjico del cuello para abajo, pero muchos están paralíticos del cuello para arriba”.

Eso nos hace pensar en lo que dice el libro de Proverbios: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él…” (Proverbios 23:7)

En la mente se ganan o se pierden las batallas, todo depende de que lado se incline esta. Mentalmente nos programamos para perder o nos programamos para ganar.

No puedo darme el lujo de fracasar

Por Carlos Rey
Pasaron treinta y dos años de intentos frustrados antes de que el primer alpinista lograra escalar «el techo del mundo», el monte Everest. Irónicamente, hoy esa hazaña es tan común y corriente que ha dejado de considerarse noticiosa. A una altura de 8.848 metros, la nieve jamás se derrite en la cumbre del Everest, donde el viento llega a soplar a más de trescientos kilómetros por hora.

El primero en hacer el intento, por lo menos el primero del que tengamos conocimiento, fue el británico Jorge Mallory, en 1921. No sería esa la única vez que Mallory intentaría coronar la montaña más alta del mundo. Pero su tercer intento el 8 de junio de 1924 sería el último que haría, pues de ese ascenso no volvería a bajar. La montaña había triunfado. Ni siquiera se halló el cuerpo de aquel pionero del alpinismo moderno sino hasta después de setenta y cinco años, en la expedición dirigida en 1999 por el veterano alpinista Eric Simonson.